Secretaría de Salud

 

Alertas


Se reproducen los comunicados que el nivel federal de la Secretaría de Salud pública en torno a la existencia de enfermedades potencialmente transmisibles existentes a nivel local, nacional o internacional, para que tomes precauciones.

Fecha: 2 de febrero de 2018,
Título: Neisseria gonorrhoeae con resistencia a las cefalosporinas de espectro extendido.
Resumen: La gonorrea es considerada como una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) priorizadas, que requiere una acción global para su control debido a su extraordinaria capacidad para desarrollar resistencia a casi todos los antibióticos (tales como sulfanilamida, penicilina, tetraciclinas, macrólidos y fluoroquinolonas). Las cefalosporinas de espectro extendido son actualmente la última línea de antibióticos disponibles recomendados para el tratamiento monoterápico de la gonorrea. Por lo tanto, se necesita de manera urgente prevenir y controlar su resistencia para que la gonorrea se mantenga como una infección tratable. Los primeros casos de infecciones por N. gonorrhoeae, resistente a la ceftriaxona se notificaron en 2007. Desde entonces y hasta octubre de 2017, Argentina, Brasil, Canadá y los Estados Unidos identificaron infecciones por este microorganismo. La OPS/OMS recomienda: Monitorear la resistencia a los gonococos a través de colaboración entre los programas de VIH/SIDA/ITS y los laboratorios de referencia. Desarrollar estrategias para la detección de infecciones asintomáticas entre los grupos de riesgo y la población vulnerable. Establecer los criterios para definir los casos de fallas de tratamiento. Promover la concientización pública sobre este tema y promover prácticas de relaciones sexuales más seguras para prevenir las ITS. Informar a los trabajadores de la salud, sobre los riesgos asociados con N. gonorrhoeae resistente a las cefalosporinas de espectro extendido.

Fuente: OPS/OMS

Fecha:30 de enero de 2018
Título: Aumento de malaria en las Américas
Resumen: En 2017, cinco países notificaron un incremento de casos: Brasil, Ecuador, México, Nicaragua y Venezuela. En México, la Secretaria de Salud notificó 704 casos de malaria desde la SE 1 a la SE 50 de 2017, lo que representa un incremento con respecto a los 514 casos notificados en el mismo periodo de 2016. El incremento se observó especialmente en los estados de Chiapas, Chihuahua y Tabasco. Por ello, la OPS/OMS insta a fortalecer las acciones de vigilancia y control de la enfermedad, en especial las medidas relacionadas con la detección temprana de casos, el diagnóstico oportuno y el inicio inmediato del tratamiento. En las áreas con baja transmisión, la ocurrencia de nuevos casos debe desencadenar la investigación epidemiológica de cada caso, con el fin de caracterizar su condición de importado, introducido o autóctono. Es indispensable que la investigación se realice a pocos días del diagnóstico de cada caso detectado para orientar una respuesta dirigida a interrumpir o evitar el re-establecimiento de la transmisión. Las intervenciones de control vectorial deben complementar a las acciones de detección y tratamiento de casos. El rociado residual intradomiciliar (RRI) y el uso masivo de mosquiteros tratados con insecticida de larga duración (MTILD), constituyen las intervenciones claves en el control de vectores de malaria. Esto genera un mayor impacto en la interrupción de la transmisión que aquellas acciones que buscan reducir la densidad vectorial, como el control larvario y la aplicación espacial de insecticidas.

Fuente: OPS/OMS