Secretaría de Salud

 

Cáncer de Mama

El “Mes de Sensibilización del Cáncer de Mama”, se celebra en todo el mundo cada octubre, aumentando la atención y el apoyo prestados a la concientización, detección temprana, tratamiento y cuidados paliativos.

Durante este mes se invita a portar un listón o moño rosa, que es el símbolo internacional usado por personas, compañías y organizaciones que se comprometen a crear conciencia sobre el cáncer de mama y mostrar apoyo moral a las mujeres con esta enfermedad.

A nivel mundial, el cáncer de mama es el tumor más frecuente y la causa de muerte más común en mujeres que fallecen por neoplasia maligna. Se estima que cada año se diagnostican cerca de 1.67 millones de mujeres con cáncer de mama y 522,000 pacientes fallecen por esta enfermedad.

Entre las posibles causas del cáncer de mama destacan los factores reproductivos como la edad de la menarquia, de la menopausia y del primer parto, y el tiempo de lactancia; también son importantes la exposición a terapia hormonal sustitutiva, la obesidad posmenopáusica, la ingesta de alcohol y el acceso a los métodos de Detección Oportuna de Cáncer. Asimismo, la mutación de los genes BRCA1 y BRCA2 representa un factor importante para el riesgo de desarrollar esta enfermedad; sin embargo, su impacto en la población general es menor.

En países plenamente desarrollados la mortalidad por cáncer de mama ha disminuido de manera consistente; tal es el caso de Estados Unidos, Dinamarca y Reino Unido. Esta reducción se ha asociado con el tratamiento óptimo y la detección oportuna eficiente. En México, el cáncer de mama ha presentado un incremento tanto en las tasas de incidencia como en la mortalidad; esta última secundaria al diagnóstico tardío y la poca eficacia del programa de Detección Oportuna de Cáncer.

Las últimas estimaciones del IARC (International Agency for Research on Cancer) indican que en el año 2013 en nuestro país hubo 23,687 nuevos casos y fallecieron 5,902 mujeres.

En pacientes atendidos en el INCan y el FUCAM (Ciudad de México), así como en el ISSEMyM (Toluca),6 se identificó un promedio de edad al momento del diagnóstico de 52.5 años y 32% de pacientes con comorbilidades (hipertensión 21%, diabetes 12.1% y fumadoras activas 4%). El tamaño del tumor en esta población al momento del diagnóstico tuvo una mediana de 3 cm. En relación con el inmunofenotipo, 65% tuvo receptores hormonales positivos, 21% HER-2 neu positivo y 16% triple negativo. Al momento del diagnóstico inicial, 58% de las pacientes se encontraba en etapas avanzadas de la enfermedad.

Es importante mencionar que este porcentaje se ha mantenido prácticamente sin cambios de 2007 a 2015 (el periodo de este análisis), con lo que se concluye que si bien el acceso universal al tratamiento es eficiente, todavía no hemos logrado mejorar la detección temprana, lo que representa un pendiente histórico de salud pública para el mejor control de esta enfermedad.

El factor de riesgo más importante relacionado con el estilo de vida es la obesidad y dado que en nuestro país esta condición está presente en un porcentaje muy elevado de la población, representa un serio problema de salud pública. La obesidad y el cáncer de mama constituyen dos patologías de extremada prevalencia en la actualidad y con un alto impacto en la sociedad. Las mujeres obesas poseen un riesgo mayor de padecer cáncer de mama después de la menopausia en comparación con las no obesas. Una circunferencia de cintura mayor de 80 cm incrementa considerablemente el riesgo de cáncer de mama.

La evidencia científica avala que el ejercicio físico es una actividad efectiva para disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama. Las recomendaciones generales de actividad física se describen a continuación:

  • 150 minutos semanales de ejercicios aeróbicos de moderada intensidad, caminata o bicicleta.
  • 75 minutos por semana de actividad aeróbica de vigorosa intensidad o, bien, correr, trotar, saltar, nadar, jugar basquetbol, etc.

Cabe destacar que para el diagnóstico temprano del cáncer de mama, se recomienda lo siguiente:
  • Autoexamen mamario mensual a partir de los 18 años (7 días después de terminada la menstruación).
  • Examen clínico mamario anual a partir de los 25 años.
  • Mastografía anual de tamizaje en mujer asintomática a partir de los 40 años.
  • El ultrasonido mamario es el estudio de elección inicial en mujeres menores de 35 años con patología mamaria.



Referencias bibliográficas:

  • Consenso Mexicano sobre diagnóstico y tratamiento del cáncer mamario, 2017.